top of page

La Historia de Maria

El día en que nació la idea de GUIMEDIC empezó como cualquier otro para Carolina Zuheill, de 23 años.


Una madrugada preparándose para que los pacientes llegaran a su pequeña clínica en la Sierra Madre Occidental de Jalisco. El café se estaba preparando y Carolina estaba llenando solicitudes de medicamentos que tardarían 2 meses en llegar a donde estaba ella.


Foto de Dra. Carolina en una brigada medica, 2012.

Justo como todos los que aspiran ser doctores en México, era necesario para Carolina completar un año de servicio social para completer su formación. Mientras que algunos de sus compañeros de clase decidieron permanecer más cerca de la ciudad, Carolina salió de su zona de confort. Sabía que sería un desafío vivir en una aldea rural durante todo un año, pero lo que no esperaba era la escasez de recursos que se le darían para tratar a sus pacientes. Llegó a una clínica la cual estaba polvorienta y abandonada, con un solo escritorio, un par de sillas y una cama de paciente oxidada.


Alrededor de las 9 am del 10 de marzo de 2010, la Dra. Zuheill escuchó un suave golpe en la puerta de la clínica. Abrió la puerta a una mujer indígena de mediana edad llamada María con unas mantas en la espalda y zapatos cuyas suelas se habían desgastado casi por completo. Las mantas resultaron contener un bebé, y su madre dijo:


Foto de Maria. Sierra Madre Occidental, México, 2011.
Doctor, he estado ansiosa ... Mi bebé no ha tenido una buena noche. Lleva días enfermo y tiene fiebre alta… Estoy preocupada porque no tengo dinero. No tengo nada para darle de comer ... Lo único que tengo para darle son totopos empapados en agua, pero ni siquiera los quiere ... Yo vivo a un día de camino de aquí, así que caminé y dormí entre los árboles… vine aquí para ver si me podría ayudar.

Al desempacar al niño, La atención de la Doctora Zuheill se desvio hacia la falta de capacidad de respuesta del bebé. Todos los huesos del cuerpo del niño eran visibles, tenía una malformación congénita grave y apenas respiraba. En unos momentos, el corazón del bebé paro de repente.


Carolina entró en acción para intentar resucitar a la frágil niña con los pocos recursos que tenía a su disposición, pero sabía que sus esfuerzos eran inútiles. Carolina pensó en ese momento: “¿Cómo le voy a decir [a María] que no hay nada más que pueda hacer? ¿Cómo voy a decirle que no funcionó caminar tantas horas para conseguir mi ayuda? ”. Dra. Zuheill le dijo las malas noticias a María, pero María, desesperada, le suplicó que hiciera más. Carolina trató de mantener la compostura y explicarle lo que le había sucedido al bebé, mientras se sentía impotente.


El niño no tenía identificación oficial para ayudar con la presentación del certificado de muerte. Los pensamientos inundaron la mente de Carolina sobre cuántos viven y mueren sin que nadie lo sepa. La noticia de lo que estaba sucediendo en la clínica se extendió por todo el pueblo circundante. Esto llevó a toda la comunidad a presentarse y ayudar con el entierro del niño. Sin embargo, Carolina no pudo quedarse con ellos por mucho tiempo. Se fue sola, miró al cielo y le preguntó a Dios cómo era posible. Las lágrimas corrieron por sus mejillas, su corazón estaba roto y su perspectiva de la vida cambió para siempre.


En ese momento, describe que se sintió invadida por un sentimiento intenso de hacer algo por personas como María. Pasó los siguientes días reflexionando sobre lo que podía hacer y dice que se preguntó cuál sería la dirección de Dios para su vida ahora. Dra. Zuheill explica que la afección congénita que tenía el bebé se habría podido prevenir con las mismas vitaminas prenatales simples que se administran a todas las mujeres embarazadas que tienen acceso a la atención médica. En la mente y el corazón de Carolina, nadie debería tener que morir por una afección prevenible.


Carolina terminó su año de servicio social y pasó los meses restantes planeando lo que ahora es GUIMEDIC.


Cuando regresó a la ciudad con este nuevo sueño, donde ocasionalmente se reían de ella y la malinterpretaban. El apoyo creció lentamente para GUIMEDIC, pero los primeros años consistieron en Carolina empacando una mochila con suministros médicos y muestras de medicamentos de amigos médicos para salir a solas y buscar lugares donde pudiera ayudar. A veces se agotaba, pero su espíritu era inquebrantable. Afirma que su fe en Dios la impulsó a continuar, así como su creencia de que sus pacientes no son solo pacientes, sino también sus amigos y familiares.


De un equipo de 1 hasta ahora más de 1.200 voluntarios, GUIMEDIC continúa hoy para llegar a las áreas donde no hay médico.


GUIMEDIC está actualmente establecido en 32 comunidades que cubren 5 estados de México. Pero Dra. Carolina aún no ha terminado de soñar; Ella espera que GUIMEDIC pueda llegar a todos los estados de México y luego extenderse a Centro y Sudamérica.


Carolina afirma que todavía es una buena amiga de María, que ahora tiene 2 hijos a los cuales a confiado el cuidado de Carolina desde que nació. Le gustaría que la comunidad GUIMEDIC supiera que ser médico es más que ganar dinero, es una profesión humana en la que tratamos con personas que no solo tienen necesidades físicas, sino también espirituales.

Como médicos, siempre debemos brindar ambos, porque solo así veremos los cambios que queremos.

Yorumlar


bottom of page